Cosmiatría

 

Se define la Cosmiatría como la disciplina profesional que comprende los cuidados estéticos y cosméticos de la piel sana o enferma, derivados de simples desviaciones de la normalidad cutánea o de verdaderas enfermedades.

 

 

La cosmiatría se dedica a la investigación y tratamiento de los problemas estéticos a fin de mejorar la calidad de vida de las personas, puesto que se reconoce la relación recíproca entre lucir bien y sentirse bien uno mismo.

Aquellos que acuden a la cosmiatría buscan volver a tener uniformidad y/o suavidad en la piel, armonía en el cuerpo, ausencia de líneas de expresión, y otros detalles más.

El área de la estética cutánea ha tomado un lugar esencial en la práctica dermatológica, lo cual está determinado por los propios pacientes que cada vez más se dan cuenta de que para tener una imagen presentable hay que poseer una piel sana y cuidada.

La cosmiatría se preocupa por darle solución a los problemas cutáneos y del cuerpo buscando mejorar y corregir defectos de una forma más ligera. La cosmiatría trata con:

  • Limpieza de cutis
  • Hidratación de rostro y cuerpo
  • Várices
  • Tratamiento para el acné
  • Tratamiento para aclarar o eliminar las manchas del rostro y del cuerpo
  • Líneas de expresión y arrugas
  • Reducción de cicatrices

Los aparatos más frecuentes a la hora de practicar la cosmiatria son el laser, la capacitiva y el ultrasonido. Con ellos se ayuda a eliminar o aminorar algunos desperfectos de la piel y del cuerpo.

La cosmiatría ayuda en pieles deshidratadas, sensibles, desnutridas o dañadas, produciendo mejorías notables en la tersura, humectación y apariencia. También es de gran valor en la prevención y el restablecimiento de los cambios de la piel causados por el sol y los procesos de envejecimiento.

 

 

En algunos casos la cosmeatría se utiliza para el proceso post-operatorio de una cirugía estética, optimizando los resultados, además de disminuir la incidencia de complicaciones, el tiempo de convalecencia y las molestias. Tal es el caso de los masajes de drenaje o con ultrasonido luego la liposucción o lipoescultura.

También se emplea en la rehabilitación de cualquier tipo de cirugía plástica o de otras especialidades, cuando se necesita acelerar la recuperación, disminuir las complicaciones y las molestias, o ayudar a los procesos de cicatrización de la piel y los tejidos profundos.